viernes, 30 de septiembre de 2011

Sorpresas te da la vida III

Hoy estaba cocinando. Rompí un huevo y cayeron de él dos yemas. ¡Eran gemelitos!
Lo que podrían haber sido dos pollitos iguales hasta la última manchita del pico, ahora son waffles. Jeje.

2 comentarios:

ραυℓєттє dijo...

Oh. Lamento tirar abajo tu ilusión pero: 1. Todos los pollitos son iguales; 2. Los huevos que consumimos NO fueron fecundados, por lo tanto NUNCA iban a gestar en ningún pollito.

Waffles... *ruido de baba al estilo Homero*

Sidonie dijo...

JAJAJAJA