sábado, 8 de octubre de 2011

Una taza propia

Hoy a la mañana, mientras desayunaba, me encontré mirando la taza donde siempre tomo café. Elijo esa, entre todas las tazas, porque tiene el tamaño que más me gusta. Es una taza blanca que dice en verde "Knorr Quick, la mejor opción para el hambre entre comidas". La habremos comprado, evidentemente, con un paquete de sopas o calditos.
¿Por qué estaba tomando mi café en eso? Sentí la absurda necesidad de salir y comprar una taza. Una que yo elija. No me importa que alguien más la use, sólo quiero tomar café todos los días en algo que yo haya elegido, sólo yo.
Virginia Woolf necesitaba un cuarto para escribir. Tal vez yo sólo necesite una taza.

2 comentarios:

ραυℓєттє dijo...

Nunca te lo dije pero siempre odié tus tazas con chivos publicitarios. Definitivamente, comprá una linda taza. :)

Sidonie dijo...

JAJAJAJAJA qué bueno que lo apruebes. voy a empezar la búsqueda.