lunes, 10 de octubre de 2011

Ahora entiendo

Con razón Girondo estaba siempre rodeado de minas. Imaginate que te diga al oído Ah la piel cal de luna de tu trascielo mío que me levitabisma o mi preferida entremuslos de seda que me ceden. Uf, se me caería la bombacha al instante.



Topatumba

Ay mi más mimo mío
mi bisvidita te ando
sí toda
así
te tato y topo tumbo y te arpo
y libo y libo tu halo
ah la piel cal de luna de tu trascielo mío que me levitabisma
mi tan todita lumbre
cátame tu evapulpo
sé sed sé sed
sé liana
anuda más
más nudo de musgo de entremuslos de seda que me ceden
tu muy corola mía
oh su rocío
qué limbo
ízala tú mi tumba
así

ya en ti mi tea
toda mi llama tuya
destiérrame
aletea
lava ya emana el alma
te hisopo
toda mía
ay
entremuero
vida
me cremas
te edenizo.



Ay (*suspiro*). Qué poetas que tenemos.

3 comentarios:

Hugo dijo...

¿Vos decís que si me memorizo toooodo eso voy a tener suerte?

Me va a costar más que el Pablito clavó un clavito...

Sidonie dijo...

jajaja no sé... a Girondo le funcionaba porque él lo escribió, pero recitarlo debe servir también.
es más, cuando lo releí me di cuenta de que estaba equivocada, porque yo pensaba que era "tus muslos de seda que me entreceden". pero bueno, sirve acordárselo así igual.

ραυℓєттє dijo...

"te hisopo"

jajajaja... era un genio.