martes, 3 de enero de 2012

Sueños III

Estoy sentada en la mesa, con mi familia. La casa en la que estamos no se parece a la mía, tiene paredes de color rosado y el piso es de cerámica clara. Veo una flor tirada en el piso, y se me caen las lágrimas. Me molestan, las seco pero siguen cayendo. Mi madre me mira y se burla, no entiende por qué lloro. No me sentía triste, estaba enojada porque no podía parar. Mi tía, que estaba cerca, dijo que me angustiaba porque la flor representaba una figura materna cariñosa y demostrativa.

Increíble, ahora mis sueños se analizan a sí mismos.

4 comentarios:

Gonzalo dijo...

Chaaaaaaaaaaaaaaaa genial :)

Sidonie dijo...

Nooo!!! no es genial!!! Es horrible, patético y frustrante! Y el otro día tuve un sueño espantoso en el que abortaba. Basta! Por qué Morfeo me odia???

Gonzalo dijo...

Mierda.

Lo bueno era el análisis, el resto es una mierda. No creo que duren por mucho tiempo.

ραυℓєттє dijo...

Anoche soñé que volvía a la secundaria. El horror se apoderó de mí. Me desperté a las 5.30am y no pude volver a pegar ojo...

El horror... el horror...