martes, 15 de noviembre de 2011

Una cuchara de mocos


Mi viejo repite siempre una frase que me encanta:
"-Sobre gustos no hay nada escrito- dijo, y se comió una cuchara de mocos".

Supongo que la persona que diseñaba estas tapas se comía una cucharada diaria... ¿¿¿Quién puede idear semejante horror???

¿Y quién puede leer semejante horror?
Yo.

5 comentarios:

Gonzalo dijo...

Que exagerada. xD

Uno puede comer un gran banquete y después comerse un dulce berreta del kiosko. :P

Sidonie dijo...

eso quiere decir que puedo leer autores como Cortázar, Marguerite Duras y Faulkner y después pasar a esto?
hay un problema: de los diecinueve libros que leí en octubre, el %90 era berreta. el %10 restante era sublime.

Hugo dijo...

Jajajajaja, ese es el tipo de libros que lee mi hermana...

Y son del tipo que me permito juzgar sólo por la portada.

Sidonie dijo...

jajaja cheee.... ese que está ahí resulta ser uno de mis preferidos, en toda su lamentabilidad. encima acá la tapa no se ve bien, de cerca es todavía peor.
btw, acabo de terminar de leer una cucharada de mocos. era tan absurdo que no podía parar de reírme.

ραυℓєттє dijo...

Se me derriten los ojos dentro de las cuencas cuando veo esa portada... EL HORROR. XD